lunes, 8 de octubre de 2012

Mi nueva tabla













Hace unas semanas decidí transformar mi vieja tabla. Ya con los extremos despuntados, las láminas de madera levantadas y unas grietas que anunciaban el desastre acabé por cortar por lo sano, y transformar una Flying Wheels de 40 pulgadas en una tabla personalizada de unas 36-37 pulgadas.

Así, entre sierras, lijas, brocas y pinceles, y gracias a unas preciosas fotos de David Mazagatos que me ayudó en la primera fase de la operación, puedo dar por finalizada esta criatura inspirada en el cuento de Caperucita Roja, y enseñárosla cual padre orgulloso, aún con sus defectos, que no son pocos.

1 comentario:

Darwin dijo...

Bricomania hecho blog, si señor